La primavera de los Osos

Volvemos a la carga! De nuevo por Pirineo para disfrutar del paisaje y de su fauna.

Han habido días de niebla, de nieve y lluvia, pero nunca hemos abandonado. Y después de muchas horas de esperas y de cansancio al fin lo hemos visto.

Expedición con Piros Explorer

Primavera en el Pirineo

Nos volvemos a poner las zapatillas para una nueva aventura.

El valle rebosa de vida, cascadas, saltos de agua y ríos llenos de agua, parece mentira, el deshielo no para. Los valles son de color verde intenso.

El fresco de los rincones entre la espesura de los bosques apaciguan el calor y muestran lo bonita que es la naturaleza.

Y como no podía ser de otra manera, hemos intentado ver al Oso del Pirineo. Esto sí es la primavera de los Osos.

Observación del oso con Piros Explorer

Oso del Pirineo II

Probablemente no me equivoque cuando diga que muchos desconocen la existencia de osos en el Pirineo. Quizás debido a la desinformación, o quizás por la falta de interés por el mundo natural en general. Pues sí, los hay. Se trata de osos pardos, hay una pequeña población que vive en estas montañas, son muy esquivos, lo que les hace realmente especiales. Para los que lo sepan apreciar, poder contemplarlos en estado salvaje, es de una gran hazaña. No es nada fácil poder dar con ellos. Requiere un gran conocimiento del animal y de su territorio.

Expedición Oso por el Pirineo con Piros Explorer

Llivia

Llivia es un municipio de la provincia de Gerona, está situada curiosamente en una isla dentro del territorio de nuestra vecina Francia.

Localizado en la Cerdaña y como no podía ser de otra manera rodeada de los Pirineos, allá donde mires verás esas majestuosas montañas pirenaicas, como la Molina, el Cadí o el Puigmal.

La fotografía como metáfora de la vida.

Me pasa a menudo, y es que, cuando hago un viaje o salida y hago fotos, puedo tardar semanas o meses en ver la totalidad de lo que he fotografiado. Cuando un día recuerdo que aún tengo una tarjeta de memoria que no he visto entera, me pongo a ello. Quizás sea por falta de tiempo, por pensar que las fotos que he hecho son bastante desastrosas y malas, o también a veces por pereza, sí, soy así. El caso es que me gusta dejar reposar las fotos. Normalmente, compruebo que, efectivamente lo que he hecho es malo o muy malo. Pero hay veces, que me encuentro con sorpresas. O como mínimo hacen remontarme en el tiempo y revivir historias vividas muy emocionantes y bonitas. Es imposible que para uno, la carga emocional que contienen las fotografías no te hagan ver cosas que solo uno ve, y les dé un valor enorme. Seguramente para otra persona sea una foto sin más, mejor o peor hecha. Para mi esa es la magía, lógicamente hablo desde el punto de vista del aficionado, que es mi caso. Por todo ello, y como en la vida en general, hemos de defender lo nuestro y creer en ello. Cada uno tenemos nuestra historia, y cada uno sabe lo que ha hecho y vivido hasta llegar a algo. Y nada es comparable ni hay que menospreciarlo, todos tenemos una historia. Las fotografías son segundos sostenidos y captados por nosotros mismos, perdurarán el tiempo que sígamos reconociéndoles su propia identidad, son testigos de la construcción de nuestros caminos. La fotografía es la prueba de la existencia. La vida es la existencia. La fotografía es la vida.

Oso en Pirineo. Viaje realizado con Piros Explorer.

Primeras nieves del 21.

Decidida a encontrarme los paisajes otoñales del Pirineo, cuál ha sido mi sorpresa… primeras nieves del 2021! Es una postal, el blanco sobre los árboles y la niebla dejando entrever las siluetas de las montañas. El valle se queda en silencio recibiendo los copos de nieve. ❄️

Llanos de hospital.

Mundos

Hay lugares que la línea que separa la vida del humano y la vida salvaje es muy fina, los dos mundos son líneas paralelas, muchas veces juntándose y difuminándose sin saber donde empieza un mundo y donde empieza el otro, siendo los dos el mismo mundo. Hubo un tiempo en que fue así en todo el planeta. Vivir la vida salvaje engancha y hace que nazca en ti un deseo de volver y volver y un anhelo de que sea tu estilo de vida de por vida.

Viaje con Piros Explorer.

Gallocanta.

Entre Zaragoza y Teruel encontramos la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta. Es un lugar de paso de la mítica migración de grullas que llegan del Norte de Europa en dirección a zonas más cálidas como el Sur de España y Norte de África. Pueden llegar a reunirse más de 40000 ejemplares.

También pueden encontrarse otras especies, tanto de mamíferos, aves y reptiles. Aunque no siempre es fácil verlos. Hay una red de hides donde poder hacer esperas.

Con suerte, si el día acompaña, se pueden contemplar en vuelo estos majestuosos animales con espectaculares cielos.

Hay un centro de interpretación dirigido a toda la Reserva, punto de mucho interés informativo para el visitante, además hay una pasarela de madera que te acercará a un mirador. Es uno de los puntos más cercanos a la laguna.

Alojamiento y contratación hides: Allucant.