La fotografía como metáfora de la vida.

Me pasa a menudo, y es que, cuando hago un viaje o salida y hago fotos, puedo tardar semanas o meses en ver la totalidad de lo que he fotografiado. Cuando un día recuerdo que aún tengo una tarjeta de memoria que no he visto entera, me pongo a ello. Quizás sea por falta de tiempo, por pensar que las fotos que he hecho son bastante desastrosas y malas, o también a veces por pereza, sí, soy así. El caso es que me gusta dejar reposar las fotos. Normalmente, compruebo que, efectivamente lo que he hecho es malo o muy malo. Pero hay veces, que me encuentro con sorpresas. O como mínimo hacen remontarme en el tiempo y revivir historias vividas muy emocionantes y bonitas. Es imposible que para uno, la carga emocional que contienen las fotografías no te hagan ver cosas que solo uno ve, y les dé un valor enorme. Seguramente para otra persona sea una foto sin más, mejor o peor hecha. Para mi esa es la magía, lógicamente hablo desde el punto de vista del aficionado, que es mi caso. Por todo ello, y como en la vida en general, hemos de defender lo nuestro y creer en ello. Cada uno tenemos nuestra historia, y cada uno sabe lo que ha hecho y vivido hasta llegar a algo. Y nada es comparable ni hay que menospreciarlo, todos tenemos una historia. Las fotografías son segundos sostenidos y captados por nosotros mismos, perdurarán el tiempo que sígamos reconociéndoles su propia identidad, son testigos de la construcción de nuestros caminos. La fotografía es la prueba de la existencia. La vida es la existencia. La fotografía es la vida.

Oso en Pirineo. Viaje realizado con Piros Explorer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: